Páginas

12 de marzo de 2012

NOCTURNO

Hola de nuevo.
Como ya anuncié, hoy he tenido revisión médica. Nunca me gustó ir a los hospitales, les rodea un ambiente triste y es eteeeeeeeerno esperar.
Pero en fin, después de varias horas de espera y de un murmullo silencioso que te va reconcomiendo por dentro, entré en la consulta. Tengo un médico nuevo, algo soso para variar, y nada. 35º de curvatura dorsal y 20º de lumbar sin corsé.
Una de las cosas que peor llevo es que no hablen conmigo. El médico preguntaba a mi madre a pesar de mis casi 18 años. Lo que contrasta con que el radiólogo me preguntara, de una forma mucho más cordial y coloquial quitándole hierro al asunto, si existía riesgo de que estuviera embarazada. En fin, el médico le preguntaba a mi madre por mi escoliosis y apenas me miraba hasta que mi madre no supo más datos y no tuvo más remedio que desviar su vista y observarme por encima de sus gafas de forma insustancial y aburrida.  Le contesté lo mejor que pude devolviendole esa mirada de aburrimiento crónico con la que me miraba.
Me revisó de forma acelerada y sin prestar mucha atención. Mi madre observaba la escena como quien presencia un partido de tenis, mirando con interés a uno y otro. Este señor tan simpatiquísimo me midió. Mido aproximadamente 1.73-1.74 pero cuando me acerqué para que me midiera no me dió lugar para enderezarme, me presionó la escuadra en la cabeza empujando hacia abajo, me ordenó que saliera haciendo que la escuadra bajara por la fuerza de su mano y anotó que medía 1.71 a lo que mi madre se asombró. Le debió de sentar mal que mi madre dudara de su medición porque miró mi historial y dijo:
-Mides 1.71 exactamente igual que en tu última medición anotada en 2010.
Osea, que en dos años no había crecido nada a pesar de que mi Riser no está cerrado. Gran médico sí señor.
Total, que como tengo casi 18 me ha dicho que use el corsé sólo por la noche y que en la próxima visita me lo quitará. No descarta la intervención quirúrgica. Pues genial.
Después de algunos incidentes sólo me queda decir que vale que nuestras familias sufren por nosotros, por supuesto. Pero no debéis olvidar que somos nosotros los que tenemos escoliosis y lidiamos con ella a diario, soportamos los dolores y el malestar de notar que por tu desviación de columna todos tus huesos y órganos se desvían y porque le hacemos frente socialmente, seguramente lo más duro de todo.


Pero en fin, aquí seguimos soportando lo que nos ha tocado y dando gracias porque hay muchas cosas peores en esta vida.

M

2 comentarios:

  1. Anónimo1.11.12

    Antes de cumplir los 18 me dieron de alta y ya en ese último periodo lo usaba solo por la noche.

    ResponderEliminar
  2. Yo aún lo sigo usando, el lunes tengo revisión y seguramente me lo quiten definitivamente aunque ahora soy yo la que no sé si realmente quiero quitarmelo porque creo que empeoraré y me dolerá más la espalda...

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!! Si necesitas algo aquí puedes contactar conmigo:)
maseblog.ss@gmail.com